Hidroterapia

Después de un procedimiento quirúrgico, como un reemplazo de rodilla o cadera, la terapia en el agua puede ser la forma ideal de rehabilitación. Esto también se aplica, por ejemplo, a pacientes neurológicos, cardíacos y obesos. La natación es un movimiento en el que se entrena todo el cuerpo, sin sobrecargar los músculos o articulaciones y con poca o ninguna presión en las articulaciones, mientras se utilizan todos los músculos.

El centro de rehabilitación Medifit tiene una piscina de 15 metros para proporcionar rehabilitación con hidroterapia. La rehabilitación hidroterapéutica se realiza bajo la supervisión de un fisioterapeuta. El paciente puede ser levantado dentro y fuera de la piscina usando un elevador especial.

Después de una operación de prótesis de cadera o rodilla, las articulaciones necesitan movimiento. La cadera o rodilla debe estar preparada para la vida cotidiana. Nadar como tal es una forma muy segura de rehabilitación, porque el riesgo de inflamación es muy pequeño.

Moviéndose sin carga:

Bajo la guía experta de un fisioterapeuta, es posible hacer ejercicios que no son posibles o muy dolorosos en seco. Esto tiene un efecto muy favorable sobre la rigidez de las articulaciones.

En el agua el cuerpo pesa mucho menos de lo normal. De esta manera, por ejemplo, alguien puede moverse sin dolor después de una operación de cadera o rodilla. La gran ventaja de la hidroterapia es innegable: debido a la desaparición de la gravedad, un paciente generalmente puede comenzar la rehabilitación mucho más rápido. Esto claramente promueve el proceso de recuperación.

Si no hay heridas abiertas, se puede iniciar la hidroterapia si el médico ha dado su permiso. En el agua nunca se fuerza y la práctica siempre está libre de dolor. La rehabilitación de hidroterapia está siempre bajo la supervisión de un fisioterapeuta especializado.